TELEFONO CONTACTO

TELEFONO CONTACTO: ION-685 790 558
e-mail: ioncoga@gmail.com
e-mail: ion@areitzsoroa.e.telefonica.net

martes, 1 de marzo de 2011

INVIERNO: LECHUGAS EN EXTERIOR, ¿PORQUÉ NO?

Bien es verdad que a nuestras lechuguitas las encanta las temperaturas suaves y una humedad adecuada para desarrollarse en plenitud.En invierno estos condicionantes no se dan por lo cual y para preservar estos parámetros durante todo el año, nos las cosechan bajo plástico.
Dejando a parte el siempre espinoso tema de “comer de todo en cualquier momento del año”, os puedo asegurar que si tenéis vuestro huerto en la franja costera del norte de la Península Ibérica donde reina el clima atlántico y donde los inviernos no son tan rigurosos como en el interior donde domina el clima continental, podéis animaros y poner lechugas en el exterior.
Es verdad, crecen muy lentas pero las tendréis preparadas para comer en Abril.
Os sorprenderán, incluso las Batavias aguantarán heladas entre 0º y -2ºC y algo más si las mantenéis acolchadas.Si en vuestra zona se dan heladas más fuertes podéis trabajar con variedades de invierno(hoja de roble) ó con variedades rizadas como la Grosse Blonde.La experiencia de horticultores europeos, franceses e ingleses preferentemente, avalan el éxito de estos ejemplares entre nuestros horticultores ecológicos, que no quieren depender exclusivamente de los invernaderos en los meses más fríos.
Los invernaderos mantienen nuestra forma de consumo, eso de tener cualquier verdura en cualquier momento de año “mola”¿verdad?.Pero también tienen inconvenientes , y muchos,entre los cuales destaca la falta de luminosidad,factor fundamental que hace que plantas que vegetan bajo plástico acumulen más nitratos que las que lo hacen en el exterior.Los alimentos con exceso de nitratos se han convertido en la actualidad en la principal causa de muchas de nuestras enfermedades así como una de las causas fundamentales de la contaminación de los suelos y eutrofización de las aguas.
Quizá no tengamos muchas opciones para obtener alimentos en nuestra tienda de barrio ó  en el “súper” pero… ¿en nuestra huerta?
Merece la pena meditarlo.